Cómo hacer una falda escocesa para un traje de niño

El kilt o falda escocesa es una prenda tradicional de Escocia e Irlanda. Adopta un aspecto envolvente y tableada por la parte trasera. El tejido de cuadros estampados tradicional está documentado como de uso exclusivo en algunas combinaciones por distintos clanes familiares desde la Edad Media.

Si deseamos disfrazar a nuestros hijos de escocés, necesitaremos necesariamente confeccionar una de estas faldas. El proceso nos conducirá necesariamente a la tienda de telas, donde debemos adquirir varios metros de tejido estampado al gusto. Las combinaciones de tonos azules y verdes proporcionan resultados vistosos y atractivos.

Para coser la falda podemos recurrir a la obtención de un patrón o seguir los pasos siguientes.

En primer lugar, envolveremos la cintura del niño con la tela, dejando un margen adicional de unos 8-10 centímetros para las costuras. Una vez cortada el paño, realizamos los dobladillos en la parte superior e inferior de la falda y dejamos que tanto el remate como el cierre coincidan en una posición lateral. Es conveniente poner varios botones o una tira de velcro adhesivo. Los botones asegurarán la prenda ante los más que previsibles tirones que le darán otros niños a la falda. Si queremos simular el tableado posterior, podemos marcar separaciones equidistantes una vez montada y repasar con la plancha siguendo la línea. Pondremos un pasador de gran tamaño entre la cintura y las rodillas del niño. Bajo la falda el niño llevará un pantalón corto y unas medias de lana o algodón. Si deseamos completar el disfraz, recurriremos a una camiseta de manga larga de color claro y otra superpuesta de manga corta y color marrón simulando una coraza de cuero.  Un trozo de tela similar a la falda dispuesta a modo de fajín y otro de lado a lado completan el atuendo.

 

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012