Cómo hacer una máscara de disfraces casera

A todos nos gusta disfrazarnos, sobre todo a los niños. Siempre nos gusta la originalidad y que nadie tenga nuestro disfraz. Pero a veces es difícil, sobre todo si pretendemos taparnos la cara. Para ello, hay dos opciones: pintarla o hacer una máscara. La primera no necesita explicación, para la segunda, la ofreceré a continuación.

Para hacer una máscara de disfraces casera necesitamos yeso (que se puede adquirir fácilmente en cualquier farmacia, puesto que se utiliza para las escayolas), agua, tijeras y celo. Su preparación es simplemente llenar un cubo o palangana de agua, tumbarse y cortar tiras de yeso no muy grandes.

En primer lugar, la persona que desee la máscara debe tumbarse y permanecer inmóvil en todo momento. A continuación, otra persona le pondrá celo en las cejas para que no las arranque el yeso, y un poco de crema facial para que no se irrite la piel. Seguido, mojará las tiras, una a una y las irá colocando en la cara de la persona, dándole la forma que se desee. Se necesitarán dos capas para que la máscara se mantenga rígida y no se rompa, pero no más porque sino sería demasiado pesada y asfixiante.

El gran trabajo ya queda hecho. Sólo queda esperar a que se seque el yeso y retirarla con cuidado para que no se rompa. Para retocarla, simplemente se necesitarán unas tijeras para los bordes y pinturas acrílicas, para darles el color que se desee. Para ello antes habrá que dibujar el boceto con lápiz, para que se quede bien. Finalmente, se hacen dos agujeritos a los lados, se le coloca una gomita y listo, ya tenemos una máscara de disfraces casera.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 04/15/2013