Cómo hacer una piñata de Santa Claus

A todos los niños les encanta jugar con la piñata y descubrir los regalos y dulces secretos que esconde en su interior. Si deseamos sorprenderles con una piñata casera y de inspiración navideña, sólo tenemos que dedicarle un poco de tiempo y seguir estas sencillas instrucciones.

Para crear la piñata necesitaremos un globo, mejor si es de tamaño mediano o grande, que debemos inflar y anudar. Este elemento constituye la base de nuestro trabajo, pues sobre la superficie del globo vamos a disponer sucesivas capas de papel empapado con cola blanca diluida en un poco de agua. Sirve cualquier tipo de papel cortado en tiras, preferentemente de acabado no satinado para que empape mejor en el engrudo y se pegue con facilidad. Lo dispondremos en varias capas y lo dejamos secar hasta advertir que la superficie está dura. De esta forma, ya hemos conseguido el recipiente que contendrá los caramelos y regalos. La parte con menor diámetro, cercana al punto donde se anuda el globo, podemos dejarla sin cubrir, de modo que podamos pinchar el globo para introducir los caramelos. Realizamos dos o cuatro agujeros por los que pasamos un fino cordel que anudaremos a una misma cuerda o punto de anclaje en el techo.

Para el acabado de la piñata, pintamos con acrílico la cara de Santa Claus y realizamos con algodón la barba y las cejas, que pegaremos a la superficie una vez pintada y seca para evitar que se manche. El remate perfecto consiste en tapar el agujero con un gorro cónico de tela roja cosida o de papel rojo grapado, rematado en la punta con una bola de algodón y también en el otro extremo para simular el forro de piel. Para unirlo a la base de cartón, usaremos pegamento.

Sólo nos queda contemplar la diversión general de nuestros queridos niños.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012