Cómo hacer una placa de pecho de disfraz

Se acerca el Carnaval y llega el gran dilema: ¿De qué me disfrazo? Hay una gran variedad de posibilidades. Siempre buscamos lo más original, lo más nuevo, lo que nadie piense, que sea gracioso y que consiga atraer la mirada y la admiración de todos. Tras meses de recapacitación, una vez tenemos la idea pasamos al siguiente paso: su formación. Otro gran problema, pues, dependiendo del disfraz elegido, puede ser más sencillo o más complicado. Pongamos el ejemplo de una placa de pecho de disfraz, en caso de querer disfrazarnos de, por ejemplo, un superhéroe con mucha musculatura.

En primer lugar, hay que seleccionar la tela: el color, la textura, las dimensiones. Para ello tendremos que medirnos y comprar siempre una longitud de tela mayor. Más vale que sobre que no que falte. Después, necesitaremos una especie de esponja, blandita que dé volumen. Podemos obtenerla de alguna fábrica que ya no necesite o, en su defecto, comprar esponjas baratas de un todo a 100.

El siguiente paso es la costura. Si no sabes coser, será necesario buscar a alguien que sepa hacerlo, bien madres, hermanas, primas, vecinas, etc. Pero antes, hay que tener claro el diseño, el dibujo, la forma de la placa. Con ello, queda darle forma con las esponjas con unas buenas tijeras y cubrirlo con la tela. Una vez hecho el diseño, sólo quedará coser la tela para que no se salga ninguna esponja.

Finalmente, se cosen unas tiras u otro trozo de tela para que se sujete por la espalda, dependiendo del tipo de disfraz que sea. Y ya sólo queda probárselo y salir a disfrutar del disfraz.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 04/15/2013