Cómo pintar una cara zombie para halloween

Si queremos conseguir un acabado digno de los mejores maquilladores para nuestro disfraz de zombie, podemos seguir los pasos siguientes y acabaremos el proceso de caracterización con ganas de enganchar el cerebro de alguien. Así que, si piensas que no podrás aguantarte, prepárate algo más ligero de cena y come algo antes de comenzar…

En primer lugar, tras limpiar la cara, aplicaremos una base blanquecina que ensuciaremos con negro. Puede ser más natural buscando varios tonos más claros que el color de nuestra piel.

Los ojos se maquillarán con sombras moradas en la zona de las ojeras y con tonos rojizos en la parte cercana a las pestañas.

Es importante remarcar las líneas de expresión con sombras muy oscuras.

Con sombra negra en la parte interna de los labios y tonos amoratados conseguiremos una boca espectacular. Otra opción es mojarlos con betadine.

Tras crear una mezcla adecuada de sangre artificial, podemos añadir salpicaduras con una esponja por diversas zonas de la cara. La mezcla que mejores resultados proporciona se realiza con miel fresca, sirope de chocolate, agua tibia, colorante rojo y un poco de colorante azul. Otra opción para completar el maquillaje es realizar una cicatriz con latex líquido y pasta de papel, que aplicaremos a capas con la ayuda de un pincel. Podemos crear texturas presionando con un hisopo de algodón. Aceleraremos con un secador el proceso y pintaremos con nuestra mezcla de sangre casera. Si usamos un estropajo empapado con sangre, podremos crear también interesantes rozaduras. Con sombras marrones, verdes y moradas podemos recrear también golpes y moratones.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012