Cómo taladrar en diferentes superficies

Sigue estos consejos para no estropear las diferentes superficies que quieras taladrar.

Taladrar la pared o distintas superficies parece una tarea nada complicada, pero si no sabes cómo se hace, puede que en vez de hacer un agujero mínimo para colgar un cuadro conseguirás hacer una escabechina que no tiene solución. Por este motivo te vamos a dar algunos consejos para taladrar diferentes superficies y que no sufras ningún percance.

En cada caso, el taladro se usará de diferente manera, por lo que existen también diferentes brocas para determinadas superficies.

Por ejemplo si queremos hacer un agujero en una pared utilizaremos la broca adecuada y la ajustaremos a la cabeza del taladro. Con un lápiz marcaremos el lugar donde queremos hacer el agujero. Con ello preparado, cogemos el taladro y sin poner las manos en el cabezal de este, presionamos el taladro dándole intervalos cortos y paramos tras conseguir la profundidad que queramos.

Para la madera será igual que la pared, pero, cambiaremos el tipo de broca marcaremos el lugar del agujero, situamos la broca en el lugar marcado y presionaremos poco a poco hasta que hayamos podido introducir la broca a la longitud que deseamos.

Para la cerámica lo más importante es hacerle primero un agujero con un objeto punzante para tener ya la superficie un poco abierta y así, evitar que la broca nos resbale cuando queramos hacer el agujero.

Para los vidrios será un broca especial para este tipo de superficies, habrá que taladrar con muy poca potencia y presionaremos muy poco y con suavidad el taladro.

Para taladrar superficies resbaladizas y que no sufras ningún percance, toma cinta aislante y coloca dos trozos en forma de cruz justo donde quieras hacer el agujero, y así la punta de la broca no resbalará.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Hogar
Ultima modificación: 07/05/2012