Cómo transformar un vestido usado

Si eres de las que revisa su guardarropa en busca de nuevas prendas para lucir siempre de un modo distinto, nada mejor que tener siempre en mente unas claves prácticas para no seguir almacenando prendas de poco uso. Lo ideal de escoger prendas básicas, de estampados no demasiado llamativos es que puedes formar un nuevo estilo con ellas sólo alternando la combinación de los complementos.

Contar con una amplia gama de accesorios como fajas y cinturones, brazaletes, aretes y chalinas será quizá más útil que adquirir nuevas prendas. Si has utilizado, por ejemplo, un vestido formal de seda negra, bien puedes combinar con texturas de lana, hilos y cuero para imprimir a tu nuevo look un estilo elegante pero casual y de uso diario. Tener en cuenta esa clave nos permitirá también estar siempre listas para pasar del vestido de día a un vestido adecuado para la noche. La combinación adecuada de los elementos hace a la formalidad o informalidad del vestuario, sólo es preciso recordar que las texturas brillosas pueden ser combinadas con aquellas opacas, como el cuero y la lana para reducir su tono. Recuerda también que, a veces, sólo alternar un bolso por una pequeña cartera de mano es suficiente para transformar un look casual por un estilo formal.

El dictado de la moda también ha puesto a nuestra disposición la posibilidad de superponer prendas y texturas. De modo que otra clave sumamente práctica y original es ser creativa a la hora de combinar las prendas: aquellas más formales suelen ser escotadas y con brillo, de modo que puedes superponerlas con prendas básicas para reducir el escote y darle mayor informalidad. Sólo será cuestión de utilizar por debajo de la prenda formal una prenda básica de igual tono o de color contrastante. Del mismo modo, sólo combinar las blusas de noche con jeans y zapatos bajos hará que tu look se convierta en casual.

 

 

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Moda
Ultima modificación: 07/20/2012