Alimentación de la mantis religiosa de terrario

La mantis religiosa es un insecto que mide entra cuatro y seis centímetros de longitud y es de color verde o marrón para mimetizarse en las plantas en las que viven. Son animales depredadores a los que es necesario alimentar con presas vivas en cautividad.

En la naturaleza, las mantis religiosas cazan todo tipo de insectos, no son depredadores selectivos, comen una gran variedad de invertebrados. Las mantis religiosas comen insectos, incluyendo polillas, grillos, saltamontes y moscas. Vigilan y acechan a sus presas. También pueden comerse a otras mantis. De hecho, la mantis religiosa hembra se come al macho durante o después del apareamiento como parte de su estrategia reproductiva.

En cautividad, a las mantis jóvenes hay que alimentarlas cada día con drosófilas. Las drosófilas son  unos pequeños insectos amarillentos, también llamados moscas de la fruta o moscas del vinagre. Sin embargo, a las mantis adultas, sólo hay que alimentarlas una o dos veces por semana. Se les puede dar grillos, saltamontes, moscas, gusanos de la harina, hormigas, etcétera.

Debes atraparle los insectos vivos y soltárselos en su terrario para que tu mantis religiosa los atrape. Puedes darle también el insecto sujetándolo por unas pinzas, pero tienes que estar preparado para la reacción de la mantis que agarrará fuertemente las pinzas. Lo hagas como lo hagas, las presas siempre deben estar vivas, las mantis no aceptan insectos muertos.

Las mantis religiosas no necesitan una gran cantidad de agua, sólo necesitan que, si la humedad es baja, rocíes las paredes del terrario. La mantis chupará el agua de las paredes y de su propio cuerpo.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Naturaleza
Ultima modificación: 07/20/2012