Cómo cuidar a una rana en crecimiento

Las ranas no son unos animales de compañía muy comunes, por lo que es fácil que si acabas de adquirir una, no sepas bien cómo cuidarla. Para cuidar a tu rana, necesitas prepararle un hogar adecuado, recreando su hábitat natural, y proporcionarle alimento.

Necesitarás un terrario o un acuaterrario para recrear su ecosistema natural. El tamaño dependerá del número de ranas que tengas, si es solamente una no es necesario que sea muy grande. Es muy importante que mantengas limpio el hogar de tu rana, si tu rana vive en condiciones insalubres podría enfermar o morir.

Un renacuajo se alimenta fácilmente con vegetales y alimentos pulverizados, pero al completar la metamorfosis, las ranas se convierten en animales carnívoros. Las condiciones de alimentación de tu rana cambiarán entonces dependiendo de si tu rana es acuática o terrestre.

Si tu rana es acuática, podrá alimentarse de alimento muerto, pues en su hábitat natural escarban en el lecho de los ríos para encontrar comida. Sin embargo, si tu rana es terrestre, necesitará ser alimentada con alimento vivo. Es el movimiento lo que les incita a comer.

Para alimentar a una rana terrestre, tienes que poner a su disposición animales pequeños, que tengan un tamaño adecuado, en proporción al suyo. Pueden ser gusanos, arañas, larvas de insectos, grillos o pequeños peces. Si no quieres dárselos vivos, o no puedes hacerlo, puedes engañar a tu rana agitando al animalito delante de los ojos de tu rana. Esto funciona mejor con ranas jóvenes.

Otra opción para proporcionar alimento vivo a tu rana es atraer insectos plantando vegetales con flores, usando lámparas con luces intensas o desperdicios de frutas, carne o pescado.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Naturaleza
Ultima modificación: 07/20/2012