Pequeños trucos para ocultar la caja de arena del gato

Los gatos son animales muy limpios por naturaleza. Son muy escrupulosos a la hora de hacer sus necesidades. Son animales de costumbres, aprenden pronto a usar una caja de arena para hacer sus necesidades y recuerdan fácilmente en el sitio en el que está.

Si tienes un patio o lavadero, puedes ocultar la bandeja de la arena debajo de la pila. Otra posibilidad es ponerla detrás de una columna o entre dos macetas.

En el mercado, existen armarios, parecidos a las cestas de ropa sucia, en los que se puede colocar en su interior una bandeja con arena para el gato. Tienen una abertura por un lado para que pueda entrar el gato y se abre por arriba para poder limpiar la arena.

Hay otro tipo de arenero oculto que requiere un poco más de espacio, tiene forma de banco y es práctico para colocar cosas encima o incluso sentarse. Tiene entrada lateral para el gato, una especie de pasillo con otra entrada a distinta altura para que ni los niños ni otros animales puedan tener acceso a la arena.

También existen en el mercado, areneros que se asemejan a casas de muñecas, muy decorativos y bastante disimulados. Si eres de esas personas que miman pródigamente a sus mascotas, puede ser una buena solución para ti. Pero no es recomendable si vives con niños, pues pueden pensar que es un juguete.

Una última opción sería una maceta-arenero, es como una maceta de plástico completamente hueca que tiene un agujero para que el gato entre y salga. Se desmonta para poder limpiarla.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Naturaleza
Ultima modificación: 07/20/2012