Cómo crecer más alto

No cabe duda que los factores genéticos son determinantes en la altura física de una persona, pero en ningún caso pueden menospreciarse las influencias externas. Un buen manejo de estas permitirá al menos que el potencial genético de altura se realice al máximo. Acá van algunas ideas a tomar en cuenta por los padres de niños y jóvenes.

Nutrición. Una alimentación balanceada y suficiente resulta básica para alcanzar el potencial de crecimiento y algo más. Está probado por estudios antropomórficos que la altura de la población aumenta con las mejoras de la nutrición.

Sustancias nocivas. Tanto fumar como el empleo de drogas alucinógenas, alcohol y otros estimulantes durante la adolescencia provocan retardo en el crecimiento, además de otros problemas de salud todavía más graves.

Sueño. En la niñez y la adolescencia, una buena parte del crecimiento músculo-esquelético se produce durante el sueño. Es por ello que en estas edades se recomienda dormir entre 9 y 11 horas diarias.

Salud general. Un buen estado de salud favorece el crecimiento, pues libera al cuerpo de enfermedades que, junto a la acumulación residual de algunos medicamentos, lo perjudican y retrasan.

Postura correcta. Una postura correcta la mayor parte del tiempo favorece un crecimiento adecuado, pues además de facilitarlo, evita el surgimiento de desviaciones ortopédicas que lo retardarían o desvirtúan.

Ejercicio físico. La práctica sistemática de ejercicio físico moderado favorece el crecimiento del niño y adolescente por incidir en el desarrollo y fortalecimiento del aparato músculo-esquelético, entre otros muchos beneficios.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 06/27/2012