Cómo hacerse donante de órganos y tejidos

Donar órganos es un asunto delicado pues no muchas personas entienden que tanto sus familiares desahuciados como ellos mismos pueden ayudar a que otra vida, quizá de alguien a quien nunca conocieron, siga adelante. Lamentablemente esto ha creado también un mercado muchas veces informal en el que pesa más el dinero que la necesidad de las personas. Si decides hacerte donante de órganos de manera voluntaria pero no sabes por dónde empezar o a quién acudir, aquí te explicamos cómo.

¿Sabías que existe la Tarjeta del Donante? Este es un documento en el que la persona acepta donar sus órganos y/o tejidos al momento de morir. Dicho trámite no puede hacerse voluntariamente sino hasta cumplir la mayoría de edad. Esta tarjeta puede ser anulada también por voluntad propia. Puede tramitarse tanto en los centros públicos de salud locales como en instituciones privadas encargadas de este tipo de trasplantes.

Un aspecto muy importante es reconocer que hay tres clases de donante.

Donante Vivo Relacionado: En este caso el donante es pariente cercano (hermano, padre, hijo) del enfermo, facilitando así la compatibilidad de la donación. Los casos indicados aquí tienen que ver con enfermedades hepáticas o renales.

Donante Vivo No Relacionado: Se trata de las persona que no guarda ninguna clase de parentesco con el receptor del órgano. Es sometida a diversas pruebas que certifiquen la compatibilidad y la buen desempeño de la intervención.

Donante Cadáver: Se trata del donante fallecido cerebralmente pero que mantiene la preservación de sus órganos. En casos como este se necesita la autorización de un familiar cercano o apoderado legal.

Dicho esto el donante se puede preguntar. ¿Cómo y cuándo se decide utilizar mis órganos y, sobre todo, para quién o quiénes? Lo que el donante debe saber es que existen criterios médicos capaces de establecer prioridades al momento de la donación. De lo que se trata es de salvar la mayor cantidad de vidas posibles.

¿Y qué órganos pueden donarse?

Se pueden donar el hígado, el corazón, los pulmón o el riñón. Mención aparte merece el trasplante de médula ósea que es capaz de curar la leucemia. También son susceptibles de donación los tejidos y los huesos, además de las córneas y las válvulas cardiacas.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 07/24/2012