Seis consejos para limpiar los pulmones

El acto de fumar equivale a la absorción voluntaria de cientos de sustancias altamente venenosas, entre ellas los conocidos cancerígenos benceno, níquel, plomo, formaldehído y cadmio, además del alquitrán y la nicotina. No sin razón se estima que cada año mueren, solo en Europa, millón y medio de personas como consecuencia de este hábito.

Limpiar los pulmones después de fumar no es nada fácil ni inmediato. Pero si te has pasado de humo en alguna fiesta o actividad social, no te vendrán mal estos consejos para dar un respiro a tus pulmones.

  • Deja de fumar por unos días, aunque nadie se va a enfadar si lograras renunciar al hábito definitivamente.
  • Toma todo el líquido que puedas. El agua pura, mediante ósmosis celular, actúa como un desintoxicante ideal y barato para todo el cuerpo, incluyendo los pulmones.
  • Supleméntate al doble de vitaminas hidrosolubles –complejo B y C- durante un par de días al menos. Además de reponer lo perdido en la orina que acompañará tu alta ingesta de agua, elevarás el nivel de antioxidantes en sangre.
  • Haz énfasis con las verduras y las frutas, pues son una fuente natural de fitoquímicos que aportarán todo lo necesario para que tu sistema inmunológico enfrente con más eficacia la limpieza de tus pulmones.
  • Respira todo el aire puro que puedas, si es marino mejor, en largas aspiraciones repetidas. La respiración profunda es purificadora por excelencia.
  • Realiza ejercicios aeróbicos con intensidad y regularmente, pues aumentan tus capacidades metabólicas, circulatorias y por tanto depurativas.

A la vuelta de unos días, tus pulmones no habrán olvidado el daño que le hiciste, pero estarán en vías de recuperación.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 06/11/2012