Cómo engañar a un polígrafo detector de mentiras

Desde su aparición en el año 1938 ha sido utilizado durante las investigaciones criminales en todo el mundo. Sin embargo debido a que no es un método que asegura un 100% en fiabilidad siempre ha generado una controversia en la opinión pública de si debe ser usado o no como prueba para condenar a una persona.

Existen diversidad de métodos para hacer una prueba de polígrafo por lo que una misma persona sometida a un polígrafo puede dar diferentes resultados. De esta forma la misma persona en un método puede decir la verdad y en otro método puede dar como resultado que esa persona mienta. Así el fallo no reside en el detector de mentiras sino en el especialista encargado de realizar y conducir la prueba. El ratio de precisión se sitúa entre el 85 y el 90%.

Varios profesionales recalcan que para pasar con éxito dicha prueba sólo se necesita controlar el ritmo cardíaco y la presión sanguínea. Para ello se debe intentar mantener la calma en todo momento y pensar en momentos positivos para cuando realicen las preguntas acusatorias poder responder con total normalidad.

Si todo esto no funciona y no somos buenos manteniendo la calma, recomiendan ejercer una fuerte presión con los dedos de los pies en el suelo ya que de esta forma nuestro nivel de presión y de nervios harán dar un falso negativo cuando realicen las preguntas.

Tener que someternos a una prueba de este tipo siempre es molesto por lo que será mejor no hacer nada por lo que podamos vernos en dicha situación.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Tiempo libre
Ultima modificación: 08/06/2012