Como se defienden las hormigas

Hay más de 22,000 especies de hormigas habitando la tierra y han existido en el planeta por más de 1 millón de años. Las hormigas viven en colonias de hasta 1 millón de integrantes, organizando sus acciones y comunicándose a través de la utilización de señales químicas y de feromonas.

Los cuerpos de las hormigas se dividen en tres partes principales, la cabeza, el tórax y el abdomen. De cualquier lado de la boca de una hormiga se encuentran las mandíbulas, que son estructuras en forma de tenazas que usan para transportar la comida, excavar sus nidos y pelear. Además de sus mandíbulas de distintos tamaños, hay algunas especies que tienen aguijones los cuales usan para defenderse de sus depredadores. También pueden contener veneno en un saco localizado dentro de su abdomen.

Las hormigas se comunican constantemente a través de feromonas y químicos producidos en su cuerpo. Y lo pueden hacer tocando sus antenas o dejando un rastro de aroma en el suelo. Las hormigas comunican los peligros alrededor mediante estos químicos. Cuando se encuentran en peligro, las hormigas liberan una señal de feromonas que indican una necesidad de ayuda a las hormigas cercanas que acudirán en su defensa.

Las hormigas construyen sus hogares en grandes colonias debajo del suelo. Protegen las entradas a su nido con montones de tierra. Algunas hormigas compactan la tierra para convertirla en una especie de pared sólida. Otras hormigas construyen grandes montículos de hasta varios pies de alto para proteger su nido

Dependiendo del depredador y de la especie de hormiga, pueden usar sus mandíbulas, sus aguijones o replegarse en un enjambre para defenderse de sus depredadores.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Animales
Ultima modificación: 11/22/2012