Como se nacen los piojos

Los ftirápteros comúnmente conocidos como piojos, son un orden de insectos neópteros, sin alas, ectoparásitos de aves y mamíferos, que incluye unas 3.250 especies. Sus huevos se llaman liendres, que los piojos adhieren al pelo o plumas de su huésped. Son ectoparásitos obligados de aves y mamíferos, a excepción de los monotremas y algunos órdenes de euterios.
Son altamente específicos con el huésped, e incluso existen muchas especies que prefieren lugares específicos en el cuerpo de su huésped. Mientras los piojos pasan su vida entera sobre el huésped, han desarrollado adaptaciones que los habilitan para mantener un contacto cercano al mismo. Estas adaptaciones son reflejadas en su tamaño (de 0,5 a 8 mm), patas y garras fuertes para agarrarse firmemente al pelo, piel y plumas, sin alas e inflados dorsoventralmente. Se alimentan de restos de piel (epidermal), partes de plumas, secreciones sebáceas y sangre. Su color varía de beige pálido a gris oscuro. Si se alimentan de sangre, pueden ser considerablemente más oscuros. Los piojos no saltan pero pueden ser contagiados por contacto, pues suelen trasladarse de un huésped a otro.
En su nacimiento los piojos hembras ponen los huevos o liendres. Pueden poner 10 en un solo día, y durante toda su vida ponen unos 200.
Después de una semana o de una semana y media de poner los huevos, aparecen las ninfas, y después de cambiar y crecer, 15 días más tarde ya son adultos, es decir, ya son piojos.
La pediculosis es el término médico de la infestación con piojos. En los últimos años la pediculosis ha pasado a ser un fenómeno tan frecuente que ya casi no llama la atención, pasando de ser una enfermedad que se ocultaba, a constituirse en un hecho casi habitual en la vida del niño en etapa escolar.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Animales
Ultima modificación: 08/02/2013