Cómo se reproducen los árboles

Los árboles son plantas que se caracterizan por su tallo principal de tipo erguido y leñoso; por lo general, los árboles son las plantas que en su madurez alcanzan mayor altura. Se diferencian de los arbustos en que generalmente poseen un único tallo principal o tronco, y de las hierbas en que el tallo está formado casi en su totalidad por tejido leñoso. Los árboles más pequeños forman a veces varios tallos, pero casi todas las especies grandes adoptan el biotipo de árbol. Los árboles más pequeños pueden medir en la madurez poco más de 4,5 m de altura y sólo 15 centímetros de perímetro del tronco; en cambio, las especies más grandes superan los 110 metros de altura y los 6 metros de diámetro en el tronco.

Todos los árboles son plantas con semillas, pero entre ellos se puede hablar de gimnospermas, que son principalmente piñas o conos; y angiospermas, que son plantas con flor. Las angiospermas se dividen en dos clases: Liliópsidas (monocotiledóneas) y Magnoliópsidas (dicotiledóneas).

Los árboles, como casi todas las demás plantas, se reproducen por alternancia de generaciones. Los óvulos y el polen pueden formarse en una misma flor o en una misma inflorescencia. Pero muchos árboles, como los acebos, fresnos, arces, tejos o enebros, tienen plantas con flores sólo masculinas o sólo femeninas. La polinización suele ser anemófila o entomófila, aunque varias especies de abedul producen semillas fértiles sin necesidad de polinización.

En su ciclo reproductivo los abetos por lo general presentan letargo, requiriendo estratificación a unos 4ºC entre 2 y 4 meses para lograr una buena germinación. El Abeto del Colorado se multiplica por semillas. El pinsapo se multiplica por semillas y por esquejes e injertos en variedades cultivadas. La mimosa plateada se reproduce a fines del invierno o principios primavera.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Animales
Ultima modificación: 08/02/2013