La historia de los pájaros y las abejas

La televisión y los libros a menudo presentan a los padres, utilizando la frase de los pájaros y las abejas, para explicar sus hijos temas sobre el sexo. Esta frase se remonta a la literatura del siglo 18 según investigaciones.

Muchos creen que las obras literarias sentaron la base para la utilización de la frase “pájaros y abejas”. Uno de los trabajos citados que realiza el enlace entre los pájaros y las abejas con el sexo es la obra “Trabajar sin esperanza” de Samuel Taylor Coleridge del año 1825. Otra fuente citada como uno de las primeras obras en utilizar la metáfora es un conjunto de ensayos escritos por John Burroughs titulado “Los pájaros y las abejas, ojos afilados y otros papeles “, en la que el naturalista intento presentar el sexo y la reproducción a los niños de una forma que fácilmente pudieran comprender.

La frase “Los pájaros y las abejas “ es una metáfora que se utiliza para dar una explicación básica de la reproducción humana a los niños. Es una metáfora que usa los rituales de apareamiento de las aves y los procesos de reproducción de la abeja como una comparación con los humanos para evitar hablar literalmente del sexo al niño.

La mayoría de las aves son monógamas, es decir, se quedan con un compañero por lo menos durante una temporada o algunas se quedan con la misma pareja por toda la vida, este tipo de relación implica el cuidado de sus crías, lo que aumenta sus probabilidades de supervivencia.

Las aves deben encontrar pareja, por lo que realizan rituales de apareamiento para atraer a la futura pareja, se aparean en primavera y luego incuban sus huevos hasta que nazcan los pichones. Por la naturaleza monógama de las aves se puede comparar muy bien con la familia humana y ayuda a los padres a explicar a sus niños los temas de amor, sexo y reproducción. Es así como la historia de las aves pasó a formar parte de la metáfora.

Otra comparación utilizada son de las abejas. El sistema de reproducción de las abejas es igual que el de los seres humanos, así que parte de la metáfora de las abejas se refiere a la reproducción humana.

Los rituales de apareamiento de las abejas están directamente relacionados con el acto sexual, debido a las similitudes entre los órganos sexuales masculinos y femeninos y la fertilización de los huevos dentro de la hembra.

Según se ha explicado la frase “los pájaros y las abejas” tiene el propósito original y la intención de explicar que las aves representen el cortejo y las abejas representen la reproducción, y la frase no significaba nada más que eso. Algunos creen que esta frase llegó a ser muy popular porque era una forma fácil y cómoda para que los padres la usen cuando hablaban de sexo con sus hijos. Actualmente la frase se usa con menos frecuencia para hablar del sexo, ya que con el paso del tiempo, se ha comprobado que los niños puedan entender las definiciones que utilizan los términos adecuados para describir partes de la anatomía humana y el acto físico del coito.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Animales
Ultima modificación: 05/08/2013