Por qué las ballenas y delfines salen del agua

Los delfines y las ballenas son mamíferos que encontramos en el océano, excepto por algunas especies de delfines que viven en agua dulce. A través de los años han evolucionado y se han adaptado a vivir debajo del mar tan bien que parecieran ser peces, según vestigios de esqueletos e investigaciones científicas sus antecesores fueron mamíferos terrestres.

Tanto delfines como ballenas poseen pulmones y necesitan oxigeno, respiran a través de uno o dos orificios situados en la parte trasera de su cabeza, nombrados “espiráculos”. Cuando uno de estos dos mamíferos sale a la superficie es para exhalar bióxido de carbono y vapor de agua y al inhalar renuevan por completo el aire de sus pulmones; sus vías respiratorias están constituidas por tubos sencillos que van de los espiráculos hasta los pulmones o por un grupo de cavidades, tubos y cámaras a lo largo de su aparato respiratorio. En el momento de la inmersión los poros nasales se cierran desde el exterior con un par de válvulas que van hasta la laringe.

Dependiendo del tamaño del mamífero, el tiempo que pueden resistir bajo el agua varía; algunas ballenas llegan a pasar hasta 50 minutos sumergidas sin necesidad de renovar el oxígeno. Cuando es necesaria una profunda inmersión, la circulación sanguínea disminuye y se envía solo a los órganos vitales, para que no se produzca daño por falta de oxigeno.

Ballenas y delfines son reconocidos por su incomparable inteligencia, la capacidad de socializar con otras especies y por crear complejos lenguajes formados por sonidos. Comunidades científicas los han denominado “Personas no humanas” ya que se ha demostrado que al igual que los humanos, tienen conciencia.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Animales
Ultima modificación: 12/13/2012