Qué animales tiene garras como mazos

Las uñas largas, zarpas o garras se presentan en la mayoría de los vertebrados, sobre todo en reptiles y aves, aunque las más letales resultan ser la de los grandes mamíferos carnívoros, las garras están diseñadas para cumplir tres fines: el más importante es para cavar guaridas, el segundo es para un agarre firme de las presas y en tercer lugar de importancia, las garras las usan como arma en el momento del combate. Según estudios morfogenéticos, es la forma de uña más antigua.

Las garras están formadas por dos tejidos, el primero subunges que conforma el tejido interno, y el crecimiento es hacia la matriz ungular; y el tejido ungus que es queratinoso, muy duro y con fibras que crecen en dirección opuesta al dedo. El ungus  que es el tejido externo, crece rápidamente y toma la clásica forma puntiaguda de la garra, una curiosidad entre las garras que  llaman la atención de zoólogos y curiosos, son las garras de los felinos, especialmente de gatos pescadores y leopardos; estas garras son retractiles, en estos felinos la garra se guarda dentro de una bolsa de tejido epitelial por encima de los dedos cuando se encuentran en estado de reposo, y cuando entran en movimiento y van a atacar, a trepar o simplemente correr para huir, estas garras se expanden al exterior y se convierten en la principal arma de depredación.

El impacto que tiene la garra sobre la víctima dependerá directamente de la fuerza y peso del depredador, uno de los animales más comunes que las utilizan como mazos, son los osos polares que cuentan con garras hasta de 10 cm. de largo y 3 cm. de grosor y con un solo zarpazo pueden dar muerte a presas o a adversarios en el momento de combate.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Animales
Ultima modificación: 12/13/2012