Cómo comen los astronautas

Toda la comida y los líquidos se deshidratan antes de que se integren a una estación o a un trasbordador. Se almacenan en empaques sellados que pueden ser perforados con una aguja para inyectar agua (la cual es hecha en la nave al combinar oxígeno e hidrógeno) que rehidrata la comida en el empaque.

Todos los empaques de comida están diseñados para prevenir que la humedad entre hasta que la comida esté lista para ser consumida. Los empaques también evitan que las partículas de comida floten por todo el lugar dentro del trasbordador.

Para hidratar la comida se inyectan cantidades preestablecidas de agua caliente o fría al empaque. La comida que necesite ser calentada o cocinada se coloca en hornos de convección de aire forzado diseñados especialmente. El horno puede calentarse hasta 180 °F y puede permanecer en un período sostenido de 150 a 160 °F, de acuerdo a los datos que proporciona la NASA.

Ingerir la comida requiere que el astronauta esté atado para poder comer. Los artículos comestibles, después de ser hidratados y calentados, se sacan de sus empaques y se atan a un plato especial el cual está colocado en la pared. Esto le permite a los astronautas comer con utensilios normales y evitar que la comida flote por todo el lugar.

Los líquidos se consumen insertando un popote especial en el mismo lugar donde la aguja de hidratación fue inyectada. Cuando el popote o la paja no se usa, se utiliza una abrazadera especial para sellarlo.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Astronomia
Ultima modificación: 01/14/2013