Como llega una semilla a convertirse en planta

El proceso por el que una planta se convierte en una planta se llama germinación. Esto se produce cuando la semilla reúne las condiciones pertinentes para desarrollarse como son la temperatura idónea, contar con agua, oxígeno y tierra rica en sales minerales.

En la germinación podemos encontrar tres fases claramente diferenciables. La primea fase sería la del desarrollo de la semilla. La segunda fase sería la acumulación de nutrientes. La tercera y última parte de la germinación sería la maduración de la semilla. En esta fase se seca la semilla y se pierde todo contacto con la planta al crearse un punto de unión fácilmente quebradizo para separarse de la planta.

Después de la separación que se produce entre la planta y la semilla se produce un período de latencia en el que la semilla pierde la mayor parte de la humedad que tenía. Es por eso que para reactivarlas es bastante normal que se induzca muchas veces a las semillas a un falso estado de germinación al introducirlas en semilleros en cámaras frigoríficas o neveras para recrear las condiciones del invierno y provocar el debilitamiento de las cubiertas de las semillas una vez que se les saque de este falso invierno haciendo que la semilla note un cambio en las condiciones externas por otras más favorables.

De esta forma si todo ha ido bien empezará a sacar raíces y en un par de semanas la semilla se habrá transformado en toda una planta. Sólo le faltará contar con los nutrientes necesarios en tierra y agua para seguir creciendo con normalidad.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Biologia
Ultima modificación: 11/22/2012