Conceptos básicos de los proyectos bajo MDL

Línea de base[1]

La línea de base representa a las emisiones que hubieren tenido lugar en una situación dada si el proyecto de MDL no se desarrollara; en otras palabras, representa a las emisiones antropogénicas propias de la actividad sin plan de reducción correspondiente al MDL. La línea de base puede ser específica del proyecto o estandarizada, para decidir por cual metodología se debe optar, hay que considerar la que más se ajusta de acuerdo a la actividad del proyecto. Las aproximaciones son las siguientes:

  • Emisiones existentes.
  • Emisiones correspondientes a una tecnología económicamente interesante (con barreras de inversión).
  • Considerar un promedio de emisiones correspondientes a actividades similares, teniendo en cuenta: circunstancias económicas, sociales, ambientales y tecnológicas similares.

La importancia del análisis de la línea de base radica en que la misma es la que voy a tomar como emisiones corrientes de la actividad, para luego restarle las efectivamente verificadas por la EOD. De la diferencia de ambas surgen las reducciones efectivamente realizadas, que son las que en definitiva se van a corresponder con los CERs a recibir.

Adicionalidad

Esta condición es de vital importancia para cualquier proyecto MDL, a tal punto que los mayores fracasos se dan cuando no se puede demostrar la adicionalidad de los mismos.

La adicionalidad significa básicamente que el proyecto en cuestión no se hubiere realizado de no mediar un proyecto de MDL, o dicho de otro modo, que el mismo sería inviable. Debido a que el tema resulta muy complejo y presenta posturas encontradas, la junta ejecutiva se ha encargado de determinar algunas herramientas que pueden utilizarse para demostrar que la “adicionalidad” del proyecto no es la “línea de base”. Ellos son:

  • Diagrama de flujo consistente en acotar las posibles “líneas de base”
  • Evaluación de las diferentes opciones, demostrando que la tomada no sería elegida de no mediar un proyecto de MDL.
  • Demostrar que el proyecto no es práctica común en la industria, y que la implementación del mismo no se debe a obligaciones legales ni regulación alguna.
  • Evaluación cuantitativa y/o cualitativa del proyecto y las barreras que enfrenta la concreción del mismo (esta opción es elegible en proyectos de pequeña escala).
  • Para esta categoría, la junta ejecutiva ha dispuesto una serie de barreras con las cuales demostrar adicionalidad:
  • Barrera a la inversión: una alternativa más económica al proyecto da como resultado una mayor emisión (consistente con la línea de base).
  • Barrera tecnológica: si la tecnología es más avanzada que la normal del mercado, y ésta conduce a incertidumbre sobre su uso o conduce a una menor participación en el mercado y tiene menores emisiones de GEI.
  • Barrera debido a la práctica usual: cuando las prácticas usuales de mercado son distintas a las que propongo, o los requerimientos regulatorios o de política me permiten utilizar una tecnología con mayores emisiones.
  • Otras barreras: cuando podemos identificar claramente otras barreras tales como institucionales, recursos financieros, capacidad organizacional, etc.

Es importante aclarar que para este requisito existe una gran flexibilidad que entregan la metodología de evaluación de adicionalidad para MDL. De esta forma, proyectos que a priori pueden ser considerados no adicionales, si lo son porque cumplen con los requisitos.[2]



[2] Entrevista con Christian Patrickson.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Clima
Ultima modificación: 07/12/2012