Cómo funciona la hélice de un barco

Las hélices a veces son llamadas tornillos; y es simple entender por qué. Para meter un tornillo en la pared se necesita aplicar una fuerza de torsión en la dirección de las manecillas del reloj desde la cabeza del tornillo y haciendo uso de un destornillador. La ranura con forma de espiral en la superficie del tornillo convierte la fuerza de torsión a una fuerza de presión que conduce al tornillo dentro de la pared y lo sostiene allí. Pero imaginemos, por un momento, que el tornillo pudiera seguir avanzando…

Si se tratara de un escarabajo que quisiera moverse a través de un muro infinito de madera, usaría un tornillo acoplado a su cuerpo para poder lograrlo. No se necesitaría un tornillo a lo largo de todo el cuerpo; sería suficiente con que el escarabajo tuviera solamente la cabeza con forma de tornillo (una especie de sombrero con punta de tornillo) para poder cavar la madera justo enfrente de él. Ahora, si se tratara de una mosca y no de un escarabajo, que quisiera hacer lo mismo a través del aire en vez de la madera, no habría ninguna razón por la cual no usar una forma de tornillo de la misma manera para avanzar a través del aire. De hecho, eso sería una mosca con hélice. Eso es en sí la manera cómo funcionaban los primeros aeroplanos. Los aviones pudieron elevarse hacia los cielos cuando los hermanos Wright descubrieron cómo combinar hélices impulsadas por un motor y alas para que pudieran avanzar y ascender al mismo tiempo.

Una hélice es una máquina que impulsa a un cuerpo hacia adelante a través de un fluido (líquido o gas) cuando ésta gira. Aunque funciona de la misma manera que un tornillo, luce un poco diferente: por lo regular tiene 2, 3 o 4 aspas torcidas (en ocasiones más) sobresaliendo a ciertos ángulos desde un eje central que es girado por un motor. El giro y los ángulos son muy importantes.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Ingenieria
Ultima modificación: 01/14/2013