Cómo puedo minimizar la hinchazón después de una cesárea

Después del parto por cesárea el abdomen sufre una gran hinchazón y lucirá como el de una mujer embarazada de seis meses. En ocasiones esta hinchazón está acompañada de una línea negra, localizada en el vientre y de pequeñas estrías ocasionadas por el fuerte estiramiento de la piel, independiente de la cicatriz ocasionada por la cesárea.

Esta hinchazón disminuirá en primer lugar con la desinflamación del útero, esto tarda aproximadamente cuatro semanas después del parto; el útero recuperará su tamaño habitual. Posteriormente las células que acumularon agua y otros líquidos durante el embarazo, comenzarán a desecharlos mediante la transpiración y en la orina. Este proceso tardará un par de semanas.

Una buena recomendación para deshinchar rápidamente el abdomen es amamantar al bebé, ya que la producción de leche quemará calorías, además de que consumirá una gran cantidad de grasas corporales, esto contribuye a que el útero reduzca su tamaño más rápidamente. La actividad física es muy importante después del parto, ya que el cuerpo debe recuperar la movilidad y el ritmo que tenía antes del embarazo; en un principio el ejercicio deberá ser ligero, como caminatas o yoga y algunas semanas después, cuando la cicatriz de la cacarea haya sanado y el útero haya recuperado su tamaño, el ejercicio deberá ser más riguroso.

No se recomienda hacer dietas estrictas en este momento, ya que el adelgazar demasiado y  anticipadamente, mientras se está amamantando, podría provocar desnutrición en la madre, esto ocasionaría una gran liberación de toxinas que finalmente se acumularían en la leche e intoxicarían al bebé.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Medicina
Ultima modificación: 04/08/2013