Qué debo hacer después de una resección intestinal

La resección intestinal es una cirugía que se realiza extirpando una parte del intestino grueso o delgado. La reconexión de los extremos del intestino es dicha anastómosis. Hoy en día se lleva a cabo sobre todo con técnica laparoscópica. La resección intestinal puede ser indicada para el tratamiento quirúrgicos de varias enfermedades, entre ellas algunas obstrucciones intestinales, colitis ulcerativas, cáncer del colon, pólipos. Si no se presentan complicaciones, después de la rehabilitación el intestino podrá seguir con todas sus funciones originarias. Es importante seguir las indicaciones del personal médico con respecto al movimiento, ya que una actividad adecuada en los días que siguen la cirugía baja notablemente el riesgo que se produzcan coágulos en la sangre. Otras advertencias importantes guardan relación con la dieta y varían según el tramo de intestino extirpado. Cambios generales pueden ser:

–  heces más blandas o diarrea

–  digestión menos eficaz

–  absorción menor de los nutrientes

Las recomendaciones más comunes después de una resección intestinal son:

–  utilizar suplementos según indicación médica

–  seleccionar los alimentos según indicación médica

–  fraccionar los alimentos diarios en 6-7 comidas, reduciendo la cantidad

–  beber lejos de las comidas

–  evitar las grasas (aceite, mantequilla, etc)

–  evitar la lactosa y sus derivados

–  introducir nuevos alimentos en la dieta en forma gradual.

Cabe destacar que estas y otras recomendaciones pueden ser muy valiosas en el postquirúrgico, pero con el tiempo y la gradual rehabilitación del intestino los tipos de alimentos permitidos pueden ampliarse hasta que el paciente regrese a una alimentación normal.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Medicina
Ultima modificación: 11/18/2013