Qué es un horno de mufla

Una mufla es un tipo de horno que puede alcanzar temperaturas muy altas para cumplir con los diferentes procesos que requieren este tipo de característica dentro de los laboratorios. Las muflas se han diseñado para una gran variedad de aplicaciones dentro de un laboratorio y pueden hacer trabajos como procesos de control, tratamientos térmicos y secado de precipitados.

Existen dos tipos de mufla: las de combustible y las eléctricas. Una mufla de combustible alcanza temperaturas muy elevadas porque su fuente de calor está separada totalmente de la cámara de cocción, así una muestra no puede ser contaminada con gases de combustión. Las muflas eléctricas son las que tienen hornos generalmente pequeños con resistencias calefactores ocultas. Estas se utilizan mucho en laboratorios, talleres pequeños o consultorios dentales. Las muflas tienen ciertos elementos necesarios para su correcto funcionamiento, el gabinete interno, la contrapuerta, el gabinete externo, los controladores de temperatura y el panel de control.

Las muflas están diseñadas para cumplir una gran variedad de aplicaciones en distintas áreas, como las muflas para trabajos de laboratorio, las muflas para procesos de control, las muflas para tratamientos térmicos, muflas para secado de precipitado, muflas para calcinación de precipitado, muflas para ensayos de fundición. La rutina de mantenimiento preventivo planificado es inspeccionar las condiciones ambientales en las que se encuentra el equipo, efectuar limpieza integral externa e interna, revisar elementos metálicos o sintéticos, revisar componentes eléctricos o electrónicos, revisar estado y funcionamiento de perillas, interruptores e indicadores, verificar protecciones y alarmas cuando corresponda, medir voltaje de alimentación y corriente de consumo, medir resistencia de carcasa a tierra, verificar el funcionamiento del equipo en conjunto con el operador.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Química
Ultima modificación: 04/11/2013