Cómo funcionan los timbres

La porción visible de un timbre normalmente se presenta en una variedad de diseños basados de a cuerdo a la preferencia del dueño. Cuenta con una cubierta que contiene un botón en el centro. El botón normalmente es circular, ovalado o rectangular. Al presionarlo causará una pequeña reacción en cadena que resulta en un sonido, alertando al dueño por la presencia de alguien en la puerta.

Todos los timbres son eléctricos y por ello tienen un voltaje designado mediante el cual operan. Los timbres requieren muy poca electricidad y operan con poco voltaje. Muchos tipos antiguos de timbres usan tan sólo de 6 a 8 V. Los timbres más recientes normalmente operan con 12 o 14 V. Los timbres que emiten mayor ruido operan con 16 V.

Para producir el voltaje necesario para operar un timbre, se necesita hacer uso de un transformador. El transformador instalado crea una caída de voltaje a través de la conversión de una corriente de 120 V, el cual es el valor estándar en muchos países de América.

Todos los timbres operan con un sistema de circuitos sencillos. Cada timbre tiene dos cables muy pequeños que se dirigen a un transformador. Uno de los cables es interrumpido por un botón interruptor que está conectado al botón que la persona presiona en el timbre. Cuando el botón se presiona por completo, el circuito se cierra, lo cual produce el voltaje necesario para la unidad de la campana.

La unidad de la campana opera con uno o dos pistones que contienen unos resortes y se deslizan hacia adentro y hacia afuera de un electroimán. El voltaje que se produce por el timbre carga al imán, el cual mueve los pistones contra los resortes. Cuando la carga se completa, los resortes fuerzan al pistón contra la campana, creando el sonido del timbre.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Tecnologia
Ultima modificación: 12/21/2012