Cómo hacer tapas para libro en fieltro

Los trabajos hechos en fieltro son bellos y de fácil realización. Durante el tiempo que dura la lectura de un libro, el manejo continuo siempre deteriora algo las cubiertas, por mucho cuidado que pongas. Lo mejor es colocarle un forro, y si éste es decorativo, consigues dos fines: el práctico, que ya hemos dicho, además de resultar agradable a la vista. Te conviene hacerlo de un color oscuro para que sea más sufrido. Tomas para medida un libro de tamaño corriente, o de la colección por la que sientas preferencia, le das la medida un poquito más amplia, a fin de que te pueda servir para varios. Sobre la medida que pongas le das 8 ó lo cros. más para que pueda dar v u elta a las pastas y así quedar sujeto al libro y, por lo tanto, más cómodo. Las orillas van rematadas con fieltro cortado en piquitos. tras), y ya es fácil que te hagan el pequeño favor de cortarte la tira que sea necesaria, pues si lo haces «piqueteando» con las corrientes, tardarías mucho y te quedaría desigual. Esta tira puedes coserla a máquina, sujetando, ya dobladas, las solapas donde han de entrar las tapas. Donde se forma el ángulo del lomo con la cubierta puedes colocar otra tira de fieltro del mismo color y ancho del que orilla, pero en liso. Para adornarlo recortas unas flores y hojas en fieltro en los colores adecuados y los pegas. Puedes tomar por modelo algún dibujo que ya tengas, o sencillamente das suelta a tu imaginación artística y pones algo original: siempre te resultará bonito y entretenido.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Artesania
Ultima modificación: 06/22/2012