Consejos para una buena conservación del papel

  • Manipular las obras sobre papel con las manos limpias.
  • Para levantar obras de papel con o sin paspartú, emplear ambas manos para evitar que se doblen o se arruguen.
  • Jamás utilizar cintas adhesivas en obras sobre papel.
  • No almacenarlas en sótanos o bodegas donde la humedad relativa sea superior al 50%.
  • Evitar colgar obras en papel en las paredes exteriores de la casa, especialmente si éstas se encuentran heladas o húmedas.
  • Nunca poner en contacto directo las obras con el vidrio, porque esto favorece la condensación de la humedad y la formación de hongos, cuyaS esporas vienen del polvo transportado por el aire.
  • Promover una buena circulación de aire para reducir riesgos de formación de hongos. Una medida práctica consiste en adherir pequeños trozos de corcho o de madera a los dos extremos inferiores del marco para que éste quede separado de la pared.
  • Las obras no enmarcadas deben transportarse extendidas, entre dos cartones gruesos y firmes, y en ningún caso enrolladas.
  • Las obras sin paspartú nunca deben apilarse y deben separarse mediante un papel protector con poco ácido.
  • Enmarcar las obras más valiosas. Las menos valiosas se pueden guardaren carpetas o en sobres hechos de material con poco ácido.
  • Es malo enmarcar una obra entre dos trozos de vidrio, tenga o no paspartú, porque aumenta el riesgo de hongos. Y si se rompe un vidrio, se arriesga a perforar la obra causando un daño enorme. Si ocurre que ambas caras tengan que estar visibles, es mejor usar plástico acrílico.
  • Revisar el enmarcado con cierta frecuencia para verificar que se encuentre en buenas condiciones.
  • No rozar o raspar la superficie de una obra con algún elemento, por ejemplo el extremo de otro paspartú. Los grabados a media tinta, las pinturas al pastel y las serigrafías son particularmente vulnerables a daños en la superficie.
  • Al limpiar una obra enmarcada nunca vacíe la solución de limpieza directa-mente sobre la superficie del vidrio, pues el líquido podría introducirse dentro del enmarcado manchando el paspartú o provocar un peligroso aumento de la humedad del marco. Hay que ayudarse con un paño para aplicar la solución de limpieza. Una limpieza exhaustiva debe considerar el aseo de la parte interna del vidrio, especialmente en el caso de los grabados, con la finalidad de eliminar los componentes volátiles de la tinta que pueden transferirse al vidrio generando una «imagen fantasma».
  • Las obras realizadas con pigmentos sueltos tipo pastel, carboncillo, tiza y otros similares deben guardarse enmarcadas y colgadas como si fuesen pinturas de caballete, en armazones especiales y apoyadas verticalmente en estanterías ad-hoc.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Cartón
Ultima modificación: 06/22/2012