Cómo colgar una corona de navidad en una puerta

La corona es uno de los elementos decorativos con más tradición de la Navidad, las vemos prácticamente en cualquier sitio: puertas, paredes, árboles o belenes. La mayoría son de color verde pero tampoco es difícil encontrarlas de otros colores como rojo o blanco. Están adornadas con campanas, piñas, lazos o hojas que acostumbran a ser de color rojo, dorada, plata o blanco. Algunas llevan un lazo rojo en la parte de arriba u otros motivos navideños dispersos por toda la corona.

En la parte de atrás llevan círculos de metal o hilo para colocar en las sujeciones del soporte en cuestión (una rama del árbol o un palo de metal en la puerta).

Lo más fácil para colgar una corona en una puerta es hacer un pequeño agujero y colocar un gancho del que colgará esta misma. No obstante, no todo el mundo está dispuesto a agujerear una puerta simplemente para colocar una corona de navidad. Hay más opciones, una muy buena, es la de usar masilla, que sujeta bien, no dela olor y es fácilmente extraíble a pesar de que haya pasado mucho tiempo pegada a una superficie. Otra posible opción es sostener la corona mediante uno o varios hilos que se sujeten con celofán o cinta americana. En el caso de colocar la corona en la puerta principal, con un poco de maña, podremos colgarla de la mirilla con unos hilos. También podemos optar por lo más sencillo y fácil, poner la corona en un pomo o manivela y agarrarla con un par de bridas.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Decoracion
Ultima modificación: 04/12/2013