Cómo afilar las herramientas de trabajo

Sólo con nuestras herramientas bien afiladas se puede realizar a la perfección cualquier trabajo que nos dispongamos a hacer por lo que debemos revisarlas periódicamente para que se encuentren en el estado óptimo de afilado.

En el mercado nos podremos encontrar con diferentes accesorios y máquinas para realizar el afilado de nuestras herramientas. Si disponemos de una herramienta multifunción encontraremos entre sus accesorios el idóneo para llevar a cabo el afilado, sin embargo, nosotros recomendamos realizar el afilado tradicional, el realizado con piedra de afilar con el que conseguiremos el afilado perfecto.

Afilado con piedra

Si disponemos de una piedra de granulación gruesa no será necesario realizar ninguna acción previa en nuestra herramienta e iremos pasando nuestra herramienta sobre la superficie.

Si la hoja de herramienta es ancha, deberemos comprobar que la superficie de nuestra piedra de afilar es correcta. Esto lo conseguimos apoyando sobre una superficie mayor y de mayor dureza y presionando. Si la superficie no es correcta corremos el riesgo de que el afilado no sea uniforme.

Una vez realizado el afilado, procederemos a realizar el pulido de nuestra herramienta de trabajo. Para realizar el pulido deberemos colocar la piedra entre dos piezas de madera para evitar posibles accidentes. Deberemos mojar la piedra y realizaremos movimientos circulares.

Normalmente cuando afilemos nuestras herramientas se producirán rebabas, para eliminarlas tan sólo deberemos alternar el movimiento de afilado entre el lado con filo y el biselado con el movimiento circular para deshacernos de ellas.

Esperamos que hayas disfrutado con nuestro artículo y seas capaz ahora de afilar tú mismo tus propias herramientas. Como has podido comprobar no requiere tanto trabajo ni es tan difícil.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Herramientas
Ultima modificación: 07/17/2012