¿Cómo aislar térmicamente la vivienda?

Al aislar nuestra vivienda podemos conseguir que la sensación térmica mejore y al mismo tiempo logremos ahorrar en nuestras facturas dependiendo el sistema de calefacción/refrigeración del que dispongamos.

A la hora de aislar nuestra vivienda, el primer paso que deberemos realizar será localizar y controlar las pérdidas de aire ya que por medio de las rendijas existentes en las puertas, rendijas en torno a enchufes, techos falsos, chimeneas, etc. Se producen las perdidas de aire que hacen que en el interior cueste tanto alcanzar la temperatura que deseamos. Por esta razón es muy importante que seamos capaz de detectar dichas fugas ya que una vez instalado el material aislante será mucho más complicado acceder a ellas para repararlas.

Con el aislamiento de la vivienda también debemos tener en cuenta la humedad ya que el calor desprendido por la calefacción contiene vapor de agua. Dicho vapor si traspasa el material aislante puede conseguir que pierda parte de su capacidad aislante. Una buena opción para evitar que esto ocurra y alargar la vida de nuestro material aislante es el de colocar láminas plásticas o papeles especiales que reducen en gran medida el paso del vapor del agua.

No sólo debemos preocuparnos de la humedad procedente del interior de la vivienda. La humedad también puede proceder del exterior de la vivienda. Es recomendable si podemos en la medida de lo posible tratar también el exterior de nuestra vivienda. Una capa de pintura impermeabilizante para exteriores de la amplia gama que podemos encontrar en el mercado nos ayudara a que no hagan su aparición en las paredes de nuestras viviendas elementos como las manchas de humedad u hongos.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Herramientas
Ultima modificación: 07/17/2012