Como borrar las marcas de edad en una pizarra

 

Las pizarras de tiza son el pasado. Forman parte de nuestra infancia (¿quién no tuvo una pizarra pequeña cuando era un crío? La respuesta es: casi todos) y de nuestra educación (y si no que se lo digan a Bart Simpson, el pobre se pasaba las horas y las horas de castigo escribiendo en la pizarra). Pero tenemos que admitirlo, están un poco anticuadas, las han reemplazado unas modernas pizarras digitales. Consisten en un ordenador conectado a un video proyector que muestra la señal de este ordenador sobre una superficie lisa, generalmente de color blanco. Algunas son táctiles y desde ellas podemos controlar el ordenador, hacer anotaciones a la vez que explicamos o guardar el contenido que estamos utilizando.

Planteado así, las pizarras digitales son lo más, pero, para aquellos que aún conserven su vieja pizarrita, desgastada por el uso y quieran seguir manteniéndola, les ofrecemos unos sencillos pasos que harán que su pizarra vuelva a ser la de antes. Solo vamos a necesitar papel de lija, pintura para pizarras y una superficie grande y ventilada en la que realizar esta tarea.

Lo primero que tenemos que hacer es limpiar la pizarra con una esponja húmeda y secarla bien con un trapo.

Si la pizarra está astillada, bastará con utilizar una masilla multiusos para repararla. Te aconsejamos que cuando vayas a comprar la masilla señales para qué la quieres y el vendedor sabrá cuál te puede venir mejor.

Con papel de lija de grano fino lijaremos, muy suavemente, la pizarra. Con un paño húmedo retiraremos el polvo resultante del proceso de lijado.

A continuación, colocaremos la pizarra sobre una superficie grande y plana (también podéis usar dos caballetes) que habremos cubierto previamente para no mancharla. Nosotros también debemos cubrirnos con un delantal o llevar ropa usada, por si nos ensuciamos.

Para pintar la pizarra, lo ideal sería tener una gran brocha y dar pasadas largas desde la izquierda hacia la derecha. Es importante que recordemos la dirección en la que hemos estado pintando porque vamos a tener que dar varias capas y queremos que el resultado sea óptimo. Tras la primera mano de pintura, dejaremos secar durante al menos 12 horas y luego daremos una segunda y tercera capas, siempre dejando que la pintura se seque bien entre una y otra.

Y con estos sencillos pasos tendremos nuestra pizarra lista para volver a utilizarla.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Madera
Ultima modificación: 08/06/2012