Usar una pizarra blanca magnética para exposiciones y conferencias

No es fácil seguir una exposición oral o una conferencia sin un apoyo visual. Si no quieres que los receptores de tu charla desconecten completamente de lo que estás diciendo cuando pierdan el hilo, un esquema les ayudará a estar situados. Hay muchos modos de apoyar una charla visualmente. Aunque en la actualidad la tendencia a usar dispositivos electrónicos es cada vez mayor, usar una pizarra blanca magnética sigue siendo una buena opción porque es un recurso sencillo y eficaz.

Para aprovechar bien las posibilidades que da una pizarra blanca hay que seguir varias normas. La primera es no escribir demasiado, sólo conceptos claves para seguir tu argumentación. También es conveniente escribir las fechas importantes para asegurarnos de que se nos ha entendido perfectamente al pronunciarla, y los nombres o palabras extranjeras puesto que quizás no todos los que te están escuchando sepan cómo se escriben.

También es clave mantener el orden y adecuar el tamaño de tu letra a la cantidad de palabras que quieres escribir y la distancia a la que está tu público. Intenta borrar lo menos posible, si llenas la pizarra, borra sólo el principio y escribe ahí, pero intenta mantener lo que ya has escrito el máximo tiempo posible.

Una ventaja de usar una pizarra blanca magnética para exposiciones y conferencias es que puedes usar objetos con imán sobre ella. Además no te llenarás de polvo de tiza como lo harías si usaras una pizarra convencional. Eso sí, asegúrate antes de empezar tu exposición de que los rotuladores que tienes a tu disposición escriben correctamente.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Administracion
Ultima modificación: 07/12/2012