Cómo hacer un banco de carpintero

Si nos gusta hacer manualidades con madera seguramente habremos sentido la necesidad de disponer de una superficie de trabajo amplia y robusta. Si ya disponemos de un par de herramientas y no tenemos todavía un banco donde trabajar ¿qué esperas para hacerte uno?

Para la realización del banco de madera usaremos maderas blandas como el pino en la estructura y el armazón de las patas y una madera dura que resista muy bien los golpes como puede ser el cerezo o el roble. De esta forma a pesar de todo el stress que le apliquemos a la mesa nos durará toda la vida.

Una de las características que debe poseer nuestro banco de carpintero es la robustez. Nuestra mesa no puede tambalearse porque puede ocasionarnos un accidente si estamos trabajando con herramientas que cortan. También deberá llevar una prensa vertical con la que podremos sujetar los listones más grandes.

El procedimiento es el mismo que hubiésemos realizado con una silla o con una mesa. En primer lugar presentaremos, armaremos, marcaremos y vaciaremos las maderas que darán soporte al tablero de trabajo. Atornillaremos en los bordes y encararemos a las patas lasa cuales vaciaremos a la altura de la unión para conseguir más robustez. Cuando vayamos a colocar las patas aplicaremos cola de carpintero en la zona vaciada y uniremos a la estructura con tirafondos. Una vez tengamos las patas colocadas, sacaremos a un par de cm de separación del suelo unos travesaños que unirán las patas para evitar que esta se tambalee en caso de ejercer fuerza sobre ella. Las maderas las uniremos con tirafondos. Sólo nos faltará colocar el tablero de trabajo y la madera que funcionara como estantería y la prensa que irá sobre una de las patas exteriores.

Algunas personas comentan que los bancos de carpinteros disponen de una cavidad a mitad de la mesa para depositar las herramientas mientras se trabaja pero este detalle lo dejamos a gusto de cada uno.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Madera
Ultima modificación: 07/17/2012