Cómo Sacar la Corrosión en un Objeto de Fierro

Tratamientos Mecánicos

Se hace tratamiento mecánico después de sacar la radiografía para ver dónde está el metal y si hay decoraciones en la superficie o agujeros, grietas o fallas que a simple vista no se ven. Se trabaja con un taladro con alargador para fresas finas adquirible en tiendas que venden equipos para dentistas. Muchas veces he visto usar equipos odontológicos en este tipo de trabajo. Las fresas que se venden en las ferreterías son muy duras para la restauración y podrían romper el objeto. También se puede usar lija de papel, pero sólo si la corrosión es superficial. Se nota cuando uno llega al metal porque aparece una superficie de color café-negro.

Otro método para sacar el óxido mecánicamente es mediante una máquina que dispara, por alta presión, pequeñas partículas de arena de cuarzo, óxido de aluminio o pelotitas de vidrio a través de un tubo que se dirige hacia la zona afectada. Las partículas, al chocar contra la superficie, sacan un trozo de la oxidación. Es un sistema rápido y eficaz. Se trabaja sentado con las manos cubiertas por guantes, dentro de una caja con luz. Se acelera el proceso apretando unos pedales con el pie. Si el objeto es muy frágil se puede consolidar bajo luz infrarroja, usando Araldit y fijador, como se describió antes.

Método Químico

Sólo se puede usar si existe gran cantidad de metal y poca oxidación. El objeto no puede estar compuesto de madera, materia textil o cuero, que pueden deshacerse con el producto químico. Se limpia el objeto cuidadosamente con agua y una escobilla. Se emplean ácidos como Chemapix o Deoxidine, que generan una capa protectora sobre el metal. Más utilizado es el Titriplex, que también disuelve la corrosión, pero hay que tener cuidado con soltar la decoración pegada al fierro pues el Titriplex también activa la corrosión debajo del dibujo. Hay que observar el objeto constantemente durante el tratamiento. Lo positivo de este método es que es rápido, y lo negativo es que el ácido afecta el metal. Después hay que lavar bien en agua destilada para sacar los ácidos, y secar.

Dado que este tratamiento afecta al metal, sólo se usa para objetos posteriores a la Edad Media, porque los más antiguos son demasiado frágiles para soportarlo. Las oxidaciones superficiales se pueden sacar con procesos electrolíticos usando soda cáustica.

Protección

Para proteger la superficie del fierro después de la restauración se puede usar cera de para fina a 120 grados Celsius. laque se aplica con un pincel sobreel objeto. También para protección pueden emplearse lacas artificiales de resina, para lo cual se limpia bien el objeto, se calienta bajo luz infrarroja y se coloca el barniz que puede ser Pantaroll o Paraliod B 72. Es preciso cerciorarse de que se ha cubierto bien el objeto, y que la capa protectora haya entrado en los poros y huecos, porque de lo contrario éstos serán nuevamente sensibles a la alta humedad y a los gases. También se utiliza el producto Tanin. que oscurece un poco el objeto, aunque lo protege muy bien.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Metales
Ultima modificación: 06/22/2012