Características de la pintura medieval

En las manifestaciones artísticas pictóricas puede verse cierta continuidad de algunos elementos del arte grecorromano, no obstante, el arte medieval posee una personalidad propia y la diferencia entre los dos estilos artísticos es más que notable.

Antes de mencionar las características de la pintura medieval, cabe destacar que la temática religiosa es la que copa casi toda la producción artística durante el medievo, salvo excepciones muy remotas. Sin embargo, en los períodos finales, empieza a ver producción de retratos (sobre todo donantes), pero dentro de obras religiosas. A pesar de haber diferentes períodos dentro de toda la Edad Media, podemos rescatar unas características generales comunes a todos ellos.

Estas son:

-La aparición de los paisajes se remonta únicamente al fondo de las composiciones y suele limitarse a un color plano, generalmente el dorado, ya que representa la eternidad.

-El horror vacui es la casi “obsesión” por llenar todo el espacio, generalmente, con figuras que se amontonan en primer plano o se colocan unas encima de otras en el horizonte o en vertical, sin la intención de crear profundidad.

-No se usa la perspectiva geométrica hasta finales de la Edad Media y la perspectiva aérea está del todo ausente.

-Perspectiva jerárquica, es decir, la figura principal tiene mayor tamaño por su estatus teológico, social o económico. Su tamaño se mantiene sin importar su ubicación en el espacio.

-En el arte medieval en general, es muy frecuente e importante la utilización de simbolismos. Además, su lenguaje iconográfico es de lo más complejo.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Pintura
Ultima modificación: 04/12/2013