Cómo calcular el aumento del IBI

El impuesto de bienes inmuebles es un tributo que debe abonar el propietario de un inmueble al ayuntamiento en donde se encuentre emplazado éste. Debido a la situación de crisis económica generalizada, una de las medidas recaudatorias empleadas para financiar el desarrollo de los servicios municipales es la aplicación de una subida de este tributo, el cual grava a las propiedades.

Del mismo modo, los municipios están obligados a revisar cada diez años las tasas aplicadas, lo que significa que en 2012 más de 4,2 millones de inmuebles se verán afectados por dicha revisión del valor catastral. Esta subida no afecta a todos por igual, por lo que debemos estar atentos al hecho de que nos la apliquen de forma correcta. Debemos tener en cuenta que, algunos ayuntamientos, para no hacer tan dura la subida del impuesto tras la revisión, aplican un coeficiente reductor para que el incremento sea paulatino. Si nuestro inmueble tiene una valoración catastral anterior a 2002, la subida que se aplicará al impuesto es del 10%.

En cambio, si la actualización de dicha valoración es del período comprendido entre 2002 y 2004, la subida correspondiente es del 6%. Para el grupo de viviendas con una valoración catastral posterior, entre los años 2005 y 2007, se establece que el tipo catastral aplicado coincidente con la burbuja inmoviliaria, es suficientemente elevado.

Para inmuebles con valoración catastral posterior, entre 2008 y 2011, se establecen subidas del 4%, para igualarlas con las tasas que pagan los del grupo inmediatamente anterior.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Administracion
Ultima modificación: 01/14/2013