Cómo despedir a un empleado

Si te ves en el mal trago de tener que comunicar a uno de tus empleados que va a ser despedido, la preparación del momento es fundamental para que tanto empleador como trabajador perciban esta situación de la forma menos violenta. La educación y corrección en el trato y la explicación pausada de la situación que ha motivado el despido pueden ser las mejores herramientas para que no suframos más de lo necesario.

Es muy probable que el detonante del despido sea un acto inoportuno del trabajador o la reiteración de faltas, de modo que en este caso nos resultará más sencillo abordar la situación que en el supuesto de que sea uno de nuestros trabajadores más eficientes y debamos prescindir de sus servicios debido a la situación del escenario económico. En cualquier caso, la toma de la decisión es un proceso que no se produce de la noche a la mañana, por lo que debemos intentar que se produzca en un entorno de confidencialidad. Debemos mantener la calma y concertar una entrevista, que debe ser preparada concienzudamente. El jefe directo debe ser quien comunique el despido, debido a su proximidad con el trabajador. Es conveniente que acuda en calidad de testigo el jefe de recursos humanos, el enlace sindical o alguien que pueda informar sobre las condiciones en caso de que existan dudas.

La mejor forma de comunicar el cese es mediante un breve discurso o comunicado, sin rodeos, explicando de forma clara la causa o causas que han motivado la decisión. Para evitar el estrés en los interlocutores, sobran los rodeos, las disculpas y los cumplidos. En cuanto al día de la semana para despedir, unos piensan que es mejor al principio de la semana y otros, al final. El viernes permite al despedido no ser objeto de compasión de sus compañeros y no deja margen para represalias…

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Administracion
Ultima modificación: 02/12/2013