Cómo invertir en acciones de renta variable

El proceso de invertir en acciones de renta variable es sencillo, aunque para generar beneficios deberemos escoger con mucha atención el tipo de valores que compramos. Para ello es necesario dejarse guiar por el consejo de un experto o aprender las normas básicas e ir implementando con el tiempo nuestro conocimiento de los mercados de valores. Comprar acciones cuando sube la valoración de una empresa y vender cuando comienzan a bajar es la norma de oro para no perder dinero en este apasionante pero intricado laberinto del que se puede salir bastante arañado si no conocemos el lugar donde depositamos nuestro capital. En este sentido, es fundamental tener ciertas nociones de las relaciones entre los sucesos políticos y la actualidad con la subida o bajada de ciertos indicadores.

Para comprar valores y acciones podemos acudir directamente a nuestra entidad bancaria, donde existe personal especializado en este tipo de operaciones. El banco se encargará de realizar las gestiones en nuestro nombre y custodiará y asegurará las operaciones. Otra opción es que contactemos con un broker online y que gestionemos nosotros mismos el movimiento de capitales y otros aspectos de nuestra inversión. Las acciones pueden comprarse directamente al precio establecido o ejecutar una orden de compra, es decir, en el momento que éstas alcancen el precio que deseamos, se realizará la operación.

Debemos tener en cuenta que cuando compramos acciones de una empresa, formamos parte de la sociedad que gestiona y decide el rumbo de la misma. Cuando la valoración de la misma sube, no siempre se reparten dividendos, pues dependiendo de la situación, los accionistas mayoritarios pueden decidir reinvertirlos en la empresa. En caso de pérdida, nuestras acciones bajarán de cotización y perderemos parte del capital invertido.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Administracion
Ultima modificación: 02/12/2013