Cómo lograr la fidelización de los clientes de una empresa

Para lograr que un cliente quede altamente satisfecho con nuestros productos o servicios y se decidan a volver a realizar nuevas operaciones comerciales, podemos utilizar varias estrategias que permitirán conocer mejor sus necesidades, sus preferencias o atender a sus demandas.

La más empleada por las grandes corporaciones es el establecimiento de un servicio de atención al cliente, un departamento específico destinado a solucionar cualquier error o malentendido que se haya podido producir con sus clientes. De hecho, que seamos capaces o no de solucionar estos inconvenientes, y la forma en que lo hagamos, determinará que se mantengan fieles a nuestra marca o decidan explorar nuevos horizontes. Si mantenemos un trato atento, correcto y somos capaces de atender a cualquier demanda con prontitud y eficiencia, ofreceremos la imagen de seriedad y solvencia que todo cliente desea. Es deseable que la atención sea presencial en el local de trabajo, para que el cliente pueda tratar personalmente con el operador encargado, pero debemos ofrecer también la opción de una línea de atención telefónica. Respecto a este último servicio, si no hacemos que el cliente deba pagar una tarificación especial, mejor. A nadie que reclama le gusta tener que pagar por solucionar un problema del que probablemente no es responsable.

Otro recurso a nuestro alcance es el de crear un buzón de sugerencias, ya sea de forma física en cada local de trabajo como virtual si disponemos de página web. Ante cualquier indicación, un escrito de agradecimiento mejorará nuestra imagen. En el caso de que tengamos una fuerte presencia en la red, o realicemos parte de nuestra actividad a través de medios electrónicos, un newsletter al que se puedan suscribir de forma gratuita permite de forma sencilla mantener informados a nuestros clientes de todo tipo de beneficios, descuentos o actividades.

Pero, sin duda, son las tarjetas de fidelización el medio más habitual para incentivar a los clientes para que vuelvan a realizar nuevas operaciones comerciales. Pueden ser de puntos o de pre-pago, de modo que se puedan alcanzar beneficios o regalos en la primera de ellas o sólo sirvan para gastar el crédito disponible en el establecimiento que la generó.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Administracion
Ultima modificación: 01/14/2013