Consejos para trabajar con un jefe difícil

Muchos empleados se quejan de su jefe, es una de las razones principales por las que los trabajadores se suelen encontrar a disgusto en su trabajo. Un jefe difícil puede mermar el bienestar de una oficina, pues su actitud suele estresar a sus subordinados. Pero hay estrategias para manejar a un jefe difícil.

Para empezar, es clave intentar entender su comportamiento. Quizás simplemente esté pasando por un periodo de estres motivado por sus circunstancias personales o laborales. O puede que sea algo crónico, uno de esos jefes autoritarios a la antigua usanza.

Debes aprender a manejar tus emociones negativas y aprender a comunicarlas. Tienes que saber hasta dónde llega tu responsabilidad y alejar los sentimientos de culpabilidad. Tampoco debes caer en estados emocionales que te lleven a hacer cosas que te pueden perjudicar como atacar a tu jefe. Controla tu ansiedad, mantén la calma, domina tus emociones y comunica tus problemas y preocupaciones de manera positiva y provechosa. Está en tu mano también crear una atmósfera adecuada para la resolución del problema, o empeorarla haciendo del lugar de trabajo un sitio insoportable.

Cuando hables con tu jefe, prepárate para recibir también críticas sobre ti. No te las tomes como ataques personales sino como oportunidades para mejorar. Escucha sus comentarios con atención y agradéceselos.

Puedes hacer piña con tus compañeros para quejarte del comportamiento de tu jefe a sus superiores si su comportamiento pasa de difícil a inadecuado. Y como última solución, si ya no aguantas a tu jefe ni el ambiente que hay en tu trabajo, déjalo.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Administracion
Ultima modificación: 07/12/2012