Consejos para perder el miedo a ser despedido

El primero consejo para perder el miedo a ser despedido, es dar lo mejor de ti. Sentirte satisfecho sabiendo que realizas tu trabajo de una manera excelente te dará la seguridad suficiente para no temer un despedido. Y sabrás que si acaba ocurriendo será por motivos externos, que no dependen de ti.

Mantén una actitud positiva. Aunque te encuentres en circunstancias difíciles en las que veas la amenaza de un posible despido, intenta relajarte y no dejarte llevar por el pánico. Los trabajadores estresados son menos productivos porque temen tomar malas decisiones o cometer errores.

Si perteneces a un sindicato, exprésales tus motivos por los que preves tu despido, y quizás ellos puedan asesorarte. También, según el caso, puedes querer un consultar a un abogado. Sobre todo, cuando consideres que el despido será improcedente.

Si ocurre, no se acaba el mundo. Esto también debes tenerlo presente, aunque realices bien tu trabajo y seas un empleado bien valorado, las circunstancias pueden forzar tu despido. Hay muchas razones por las que puedes ser despedido y que no son resultado de tus errores o comportamiento. Pero siendo un buen profesional, podrás encontrar otro puesto, quizás incluso mejor que el que tienes.

Un despido es siempre una oportunidad de cambio y no debe ser tomado como una situación vergonzosa ni horrible. Aprovéchala para reinventarte a ti mismo, puede ser el momento de cambiar el curso de tu vida. Quizás sea la ocasión de llevar a cabo aquellos cambios que querías hacer pero que no te atrevías porque estabas atrapado en un trabajo estable.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Profesiones
Ultima modificación: 07/12/2012