Estrategia empresarial: ventajas de la dirección por objetivos

Cuando se planifica el modo en que una empresa debe desarrollar su acción, uno de los sistemas escogidos es el de la dirección por objetivos, donde todos los niveles de la estructura participan y asumen responsabilidades para lograr las metas marcadas a corto, medio y largo plazo. Este desafío de superación lanzado al personal obtendrá buenos resultados si el compromiso adoptado se ve recompensado al poder participar del rumbo que adopte el proyecto.

Este tipo de dirección resulta provechosa para todos los departamentos o sectores involucrados, porque permite conocer un plan bien definido en el que cada uno tiene establecidas sus misiones. De hecho, mejora la comunicación entre los jefes y los empleados, que se motivan al competir por alcanzar los resultados prefijados. En este contexto, los subordinados obtienen una sensación de libertad de acción y pueden definir los obstáculos para alcanzar los objetivos. Por el contrario, cuando los objetivos están bien definidos tanto la jefatura como la gerencia pueden delegar ciertas tareas para centrarse en la supervisión, la mejora de las estrategias y la organización de los recursos.

Por todo ello, la unión de las metas personales con las de la organización mediante la integración de los intereses de todos sus integrantes, genera un óptimo aprovechamiento de las capacidades y recursos disponibles. Este incremento del rendimiento es consecuencia directa de la labor previa de estrategia y planificación transparentes, donde la plantilla se siente partícipe de las metas y los logros alcanzados.

Así, se favorece el trabajo en equipo, al tiempo que la participación individual se estimula de forma exponencial, por lo que la empresa debe brindar herramientas formar especialistas y detectar a los más capacitados. Si se recompensa de forma adecuada, se obtendrán mejores resultados en todas las categorías.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Administracion
Ultima modificación: 01/14/2013