Pautas a seguir para escribir un discurso informativo

Hablar en público no se le da bien a todo el mundo. Algunos pueden improvisar sin problemas, saliendo siempre airosos. Pero si tienes que dar una noticia o informar de una situación y sueles ponerte nervioso, es conveniente que escribas primero qué vas a decir.

Un discurso informativo debe ser claro y responder a las preguntas básicas: qué, quién, cómo, cuándo, por qué. Un buen modo de empezarlo es haciendo un breve resumen de qué vas a decir, y después explicarlo. No utilices frases muy largas ni estructuras gramaticales complicadas, uno no escribe como habla. Con frases largas, tu público se perderá y tú corres el riesgo de acelerar la lectura sin encontrar una pausa para respirar.

Es bueno que cuando lo tengas escrito lo leas en voz alta y cambies todas esas expresiones que no suenan naturales o que puedan confundir a los que van a oir tu discurso. También, siempre que sea posible, cambia todas aquellas palabras que te sean difíciles de pronunciar. Un diccionario de sinónimos te ayudará con esta tarea.

Un consejo muy sencillo pero imprescindible: si vas a leerlo, imprímelo con letras grandes. Es mejor llevar varias páginas pero poder leerlo sin esfuerzo. Además, cuando ensayes su lectura, planea cuándo harás pausas para respirar o mirar al público, esto es conveniente para no leerlo demasiado rápido. Señala estas pausas haciendo marcas sobre el texto. Para perder los nervios, estaría bien que pudieras ensayarlo también delante de algunos amigos o familiares. Si nadie puede ayudarte, grábate y escúchate después para encontrar y corregir tus errores.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Administracion
Ultima modificación: 07/12/2012