Pros y contras del sistema de producción Justo a Tiempo

El sistema de producción Justo a Tiempo o “Just in Time” (JIT) es un método de organización de la producción para las fábricas que permite la reducción del costo de la gestión y por pérdidas en almacenes debido a las acciones innecesarias. Consiste en producir sólo bajo pedidos reales en el momento en que se necesitan y no  bajo suposiciones o cálculos acerca de las posibles demandas del mercado. Su origen tuvo lugar en la industria automovilística japonesa de los años cincuenta, por eso también es conocido como “método Toyota”.

Si se utiliza el sistema de producción Justo a Tiempo es necesario reducir los tiempos de fabricación y minimizar los tiempos de entrega. No se puede escatimar en maquinaria de producción, lo que exige una gran inversión económica. Hay que tener la seguridad de poder fabricar los productos sin defectos, por lo que no se pueden tolerar errores ni paradas técnicas. Los defectos en los productos o los fallos en la maquinaria suponen entregas tardías que van en contra del sentido de la filosofía de este sistema de producción.

Aunque la inversión en maquinaria fiable y en su mantenimiento aumente, los costos de almacenamiento son menores al no tener grandes cantidades de stock. Además, produciendo sólo bajo pedido, no es necesaria una financiación previa para fabricar productos que quizás no serán vendidos hasta meses o años después, o que pueden llegar a quedar obsoletos antes de que sea posible su venta y deban ser destruidos sin que recuperes el dinero invertido.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Administracion
Ultima modificación: 07/12/2012