Ventajas del abono orgánico sobre el abono químico

Desde tiempos inmemoriales se ha utilizado los excrementos de los animales para abonar las plantas, esto es lo que se conoce como abono orgánico animal. Pero también hay abonos orgánicos vegetales (terrestres o acuáticos) y de otros tipos como harina de sangre o de huesos.

El guano, palabra de origen quechua, es el excremento de los pájaros. Es uno de los abonos orgánicos animales más antiguos conocidos. Y uno de los mejores abonos orgánicos para la floración y crecimiento de las plantas es el excremento de murciélago.

El abono orgánico oxigena la tierra. A las tierras arcillosas las hace menos compactas, dándole una textura más esponjosa. Compacta a las tierras arenosas, porque ayuda a retener agua. El abono químico sólo suple las necesidades nutritivas de las plantas, pero no tiene ningún efecto beneficioso en la condición física del suelo. El abono orgánico, además de alimentar a las plantas, evita la erosión de los terrenos, favorece la vida microbiana del suelo y suministra nutrientes a medida que se descomponen.

De este modo, la principal ventaja es el valor ecológico. No sólo por lo anteriormente dicho sino porque el abono orgánico es natural y no es necesario ningún reciclaje para producirlo. El químico sí.

En las explotaciones agrícolas modernas se utilizan los abonos químicos con frecuencia porque no es posible usar el abono orgánico en el riego por goteo.

Para una planta, la diferencia entre ser alimentada mediante abono orgánico o abono químico, puede ser comparable a que nosotros tomemos vitaminas comiendo fruta o hacerlo mediante pastillas.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Agricultura
Ultima modificación: 07/12/2012