Cómo crear una franquicia para mantener el crecimiento

Una franquicia es un modelo de negocio en el que una empresa que ha conseguido cierto éxito decide acometer su expansión y crecimiento de forma indirecta, de modo que el empresario cede los derechos de explotación de su marca y distintivos a otros empresarios, que deben pagar un canon y otras comisiones sobre los beneficios generados. De este modo, no debe asumir el riesgo económico, que recae sobre los nuevos socios, pero percibe parte de los beneficios. Por otra parte, no tienen que lidiar contra problemas de motivación, porque cada nuevo franquiciado es dueño de la nueva unidad y debe asumir esa competencia. Además, debido a que el propietario de la marca supervisa la nueva unidad, se evita que haya daños hacia la marca, cuestión que no interesa que se produzca tampoco al nuevo socio.

Por todo ello, la franquicia es una figura empresarial que tiene una antigüedad que supera ya el medio siglo y cuenta con una gran proyección en Estados Unidos, lo que revela su elevado potencial. En el principio de su desarrollo, el objetivo era conseguir establecer una red comercial para mejorar la difusión de los productos, aunque finalmente derivó hasta convertirse en un modelo de negocio. En España el modelo de franquicias ha alcanzado un importante éxito en las últimas décadas, debido a que constituye una buena forma de iniciarse en un proyecto empresarial partiendo desde una posición de privilegio debido a las numerosas ventajas que ofrece.

Sin duda, la transmisión de los secretos más importantes y el adiestramiento por parte del franquiciador en el saber hacer o “know-how” del negocio, son determinantes para que nuevos franquiciados asuman el reto de mantener la progresión ascendente de la empresa. De hecho, para que una empresa decida crear una franquicia con ciertas garantías de éxito, debe demostrar a los futuros inversores una trayectoria intachable y una fortaleza de su modelo a prueba de bombas. En caso contrario, sería una irresponsabilidad invertir dinero en un producto que no ofrece opciones de éxito.

La estructura de la franquicia determina que el funcionamiento se oriente a facilitar la asistencia a los franquiciados en todo momento, pues la mayor parte de los fracasos provienen de una deficiente atención a los asociados.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Empresas
Ultima modificación: 12/21/2012