Cómo entrar en el negocio de las franquicias

Cuando uno comienza a plantearse las opciones de autoempleo a su disposición, es probable que se encuentre más temprano que tarde con la palabra “franquicia”. Evidentemente, el hecho de que estemos planteándonos convertirnos en nuestro propio jefe es un primer paso muy importante, pues para gestionar de forma adecuada una franquicia es necesario tener cierta mentalidad empresarial y un capital inicial que coincida con las exigencias establecidas por el franquiciador.

Sí, dinero, porque para empezar en este tipo de aventuras empresariales es necesario una cantidad que oscila dependiendo del perfil del negocio. Las hay más económicas, de porte medio y de nivel elevado en función del margen de beneficios y de los requisitos para conseguir la franquicia. Es muy importante decidir si preferimos ofrecer un servicio o un producto y adecuar nuestras preferencias y perfil a la que escojamos finalmente. En esta primera fase puede resultar interesante utilizar un comparador de franquicias de los muchos que hay en internet, con posibilidad de utilizar varios baremos de búsqueda o centrarnos en un sector concreto.

Una vez escogida la franquicia, debemos firmar un contrato con el franquiciador, mediante el cual se nos cede el derecho a utilizar su marca comercial y nos ofrece su asesoramiento y la transmisión del know-how del modelo de negocio. Las franquicias suelen generar  márgenes de beneficio adecuados al nivel de inversión, por lo que el franquiciador desea que triunfes para no perjudicar a la imagen de la marca y de paso ganar las comisiones sobre el negocio establecidas a modo de porcentajes y royalties.

La otra alternativa para introducirse en el negocio de las franquicias es que ya tengamos modelo de negocio y estemos considerando la posibilidad de realizar nuevas franquicias. Los beneficios si realizamos una buena elección del franquiciado son interesantes a nivel de expansión comercial y de retribución a partir del canon correspondiente. Para no fallar es necesario contar con un asesoramiento jurídico y cierto ojo clínico que nos permita diferenciar entre los candidatos a aquél que tiene un espíritu empresarial similar al nuestro.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Empresas
Ultima modificación: 02/23/2013